el patrón irlandés también es el patrón murciano

El patrón murciano, un santo mestizo

San Patricio, El patrón murciano, o San Patrick, patrón de Irlanda, como se conoce mundialmente. Es una festividad que los irlandeses celebran el día diecisiete de marzo y que, aunque posiblemente una gran mayoría no conozca en el porqué de su celebración; ésta es debido al proceso evangelizador que Maewyn Succat, el nombre que tenía el Santo, llevó a cabo en tierras celtas.   Destacando  que se llevó  a cabo sin derramamiento de sangre. Rondaba el año 387 o 390 d.c. Puesto que los historiadores no se ponen de acuerdo en la fecha, cuando Maewyn,  británico de nacimiento, era hijo de un funcionario de la administración romana con domicilio en Gales, Escocia o Inglaterra, según las diferentes estudios realizados.

Un hecho que marcó su vida y trabajo fue su rapto a manos de piratas irlandeses cuando era adolescente. Durante su cautiverio se dedicó al cuidado de las ovejas a la par que observaba las costumbres paganas, su forma de vida, su lenguaje, además de la religión celta por medio de los druidas que serían el equivalente a los sacerdotes de la época. No conforme con la forma de vida y las costumbres celtas, decidió convertir a los paganos a su religión, el cristianismo, centrando su actividad evangelizadora al pie de la montaña Slemish en el condado de Antrim siendo el mismo lugar en el que realizó su oficio de pastor. Tras continuar cautivo,  Maewyn, escapó hacia la Galia en la que ocupó parte de su vida recorriendo monasterios franceses, hasta que convencido de su misión en la vida se ordenó sacerdote aconsejado por el obispo de St. Germain.

En el año cuatrocientos treinta y dos

“fue ordenado obispo y enviado a Irlanda, al norte, donde el paganismo estaba en su punto menos álgido, a evangelizar”.
Esta tarea le fue relativamente fácil debido al tiempo que estuvo preso a manos de los piratas en el que aprendió toda su cultura y a que apuntó a los gobernantes de las tribus para que de ese modo éstos difundieran la nueva religión a sus súbditos. Fue tremendamente hábil a la hora de fusionar ritos nativos con la doctrina cristiana, por ejemplo: la conversión de pozos de culto pagano en pozos sagrados, o el uso del trébol para explicar el secreto de la Santa Trinidad. Se cree que el trébol, por su forma y color, podía representar para los antiguos celtas un símbolo de vida eterna y renacimiento. Ese trébol que aún simboliza no solo al santo sino también al país. Su contribución fue variada, desde establecer los cimientos del cristianismo en Irlanda a una gran actividad evangelizadora y de conversión del culto pagano al cristianismo y todo ello sin derramar una gota de sangre.

El santo murciano

San Patricio

Ahora bien, en lo que respecta a su asociación a nuestra tierra asignándole al santo el título de el patrón murciano, es debido a una encarnizada batalla que tuvo lugar durante el reinado de Juan II en la ciudad de Lorca, conocida como una base militar murciana frente a las invasiones provenientes de la ciudad de Granada. En los llanos de los Alporchones, situado a unos doce kilómetros de Lorca,  un diecisiete de marzo del año mil cuatrocientos cincuenta y dos, los ejércitos cristianos vencieron a las huestes moras de forma arrolladora, dejando pocas bajas en el bando vencedor. Tras conmemorar la victoria, las ciudades de Murcia y Lorca instituyeron como patrono a San Patricio, concretamente en Murcia, se acordó dicho nombramiento en la sesión del Concejo celebrada el 1 de abril de 1452, presidida por el corregidor Diego de Ribera.  Éste documento se conserva en el Archivo del palacio de Almudí en la ciudad murciana.

El ayuntamiento,  cada diecisiete de marzo, realizaba una fiesta en la que designaba un comisario cuya tarea consistía en organizar el traslado del santo al Consistorio de la catedral y la misa con eucaristía que se celebraba en la misma presidido por el Concejo y presidido por el Pendón Real. Acabada la misa se celebraba una procesión. Si se quiere ver la imagen del santo, se puede encontrar sobre la cornisa del segundo cuerpo de la catedral, encima de los arcángeles. La estátua muestra en una de sus manos el libro de “Las Confesiones” y en la otra, una corona como símbolo de la ciudad de Murcia.

Ese es el motivo por el cual la escuela superior internacional de diseño, E.S.I. designa a San Patricio como el patrón murciano y por lo tanto hace suya también esta festividad. De ese modo se presenta otro motivo más para remarcar ese carácter internacional que tiene la escuela y de hermandad entre los dos países.

 

Trabajos C.F.G.S. En Animación 3D, Juegos y Entornos Interactivos
Reel Alumnos 2º y 3º de Videojuegos
Arte, Diseño e Ilustración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *